Carmen Calatayud
Soy la Dra. Calatayud
¿cuál es tu caso?
[wpforms id="765"]

Pide tu cita

¿Tienes dudas?

La noticia de un embarazo puede causar diferentes sensaciones a la futura madre. Algunos de los evidentes cambios físicos, que se producen de forma brusca, pueden afectar también a su equilibrio emocional, provocando altibajos de sensaciones y sentimientos.

Muchas mujeres experimentan estos cambios durante toda la gestación, otras solo durante el primer trimestre y otras apenas los perciben. En todo caso, los cambios emocionales en el embarazo son comunes y su presencia es totalmente natural.

¿A qué se deben los cambios emocionales en el embarazo y cómo controlarlos?

Inseguridades, dudas, cambios en el aspecto físico, dolores corporales, dificultades para conciliar el sueño… A primera vista los motivos de los cambios emocionales en el embarazo podrían ser muchos, pero se resumen básicamente en uno: los cambios de las hormonas que provoca que los neurotransmisores también se alteren, produciendo emociones que indican inestabilidad.

Viendo su origen totalmente natural y biológico entendemos que se trata de un proceso por el que hay que pasar sin asustarse, ya que es pasajero y no tiene por qué provocar ningún efecto en el feto.

Aún así, es conveniente controlar estos cambios emocionales en el embarazo porque a veces al desequilibrio hormonal se suma el nerviosismo de la madre y se debe evitar acentuarlo. Contar con el apoyo de la pareja, amigos y familiares, acudir a grupos de embarazadas, participar en talleres o normalizar situaciones de nerviosismo son pequeños gestos que pueden contribuir a que este periodo sea más llevadero.

Por otra parte, en centros especializados en reproducción y fertilidad como CREA contamos con un gabinete de psicología integrado que aporta una atención especializada, personalizada y profesional para aquellas futuras mamás o parejas que así lo solicitan. Sabemos que el embarazo es un periodo lleno de cambios y saber afrontarlos con mayor tranquilidad es positivo, tanto para el bebé para los futuros papás como para los futuros papás.

Tipos de tratamientos de reproducción asistida

¿Puede notar el feto los cambios emocionales producidos en el embarazo?

El estado emocional de la madre durante el embarazo puede afectar el desarrollo del bebé y a su salud mental y física, puesto que las emociones que este perciba quedarán en su memoria. Esto puede influir en el futuro en su personalidad y su comportamiento.

Y es que, aunque desde el vientre de la madre los bebés no pueden experimentar sentimientos definidos como la tristeza, la alegría, la soledad o el miedo, sí que pueden percibir sensaciones como bienestar, placer, saciedad, alarma o sobresalto. Y, por supuesto, es la madre quien le transmite todas estas emociones a través de su voz, su respiración, su ritmo cardiaco o su estado emocional.

  • ¿Qué efecto tienen las emociones positivas? Por ejemplo, si la madre tiene emociones y pensamientos positivos produce más endorfinas, que se encargan de rodear de bienestar al bebé además de proporcionarle un ritmo cardiaco estable y una buena oxigenación, positiva para su desarrollo.
  • ¿Qué efecto tienen las emociones negativas? Si, por el contrario, la madre experimenta mucho estrés o se alterada demasiado, su ritmo cardiaco puede acelerarse en exceso y la presión arterial provocar que sus vasos sanguíneos se contraigan, reduciendo la oxigenación para el bebé. Por último, sensaciones como la tristeza e, incluso, la depresión, afectan al estado anímico de la madre pero también a su estado físico, llegando a producir problemas de sueño, digestión y presión alta que pueden afectar al feto.

Aún así, en todos estos casos la placenta protege al bebé evitando que se filtren por medio del cordón umbilical los neurotransmisores y hormonas más toxicas resultantes del estrés, la angustia y el miedo severo de la madre.

cambios emocionales en el embarazo

Cambios emocionales en el embarazo: en qué periodo son más habituales

Los cambios emocionales en el embarazo son diferentes según la etapa de la gestación en la que se encuentre la madre.

  • Primer trimestre. Es posiblemente el más complicado a nivel emocional ya que, por una parte, se producen muchos cambios físicos y hormonales y, por otra, se contraponen emociones encontradas como alegría por la noticia del embarazo, con inseguridad y preocupación por ser este el trimestre en el que más riesgo hay para el bebé. Normalmente la mujer está más sensible e irritable en este periodo y son comunes los episodios de mal humor.
  • Segundo trimestre. Este suele ser un periodo de tranquilidad emocional. Los niveles hormonales son más estables y la futura mamá se ha adaptado psicológicamente a la gestación. Observar que la barriga empieza a crecer y ver al bebé en ecografías disminuye el estrés y los nervios, y lo que podía ser tristeza o preocupación en el momento inicial del embarazo ahora se convierten en estados de euforia y emoción positiva.
  • Tercer trimestre. Dificultad para dormir, micción frecuente, dolores de espalda y cansancio hacen que la madre, en este periodo, pueda manifestar un estado anímico marcado por la negatividad, la ansiedad por conocer a su bebé, el miedo al parto y la inseguridad ante la crianza.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes seguir leyendo más sobre embarazo y fertilidad en el blog de CREA. Te recomendamos que, para no perderte nada, te suscribas a nuestra newsletter.

¿Te ha gustado? Comparte esta noticia
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone