Carmen Calatayud
Soy la Dra. Calatayud
¿cuál es tu caso?
[wpforms id="765"]

Pide tu cita

¿Tienes dudas?

Conocer el ciclo de ovulación es importante para todas las mujeres y especialmente para aquellas que buscan quedarse embarazadas. Establecer un calendario en torno a ello ayuda a detectar los días más fértiles para aumentar las posibilidades de concepción y así detectar de forma más rápida los posibles problemas de fertilidad.

¿Qué es el ciclo de ovulación?

El ciclo de ovulación es el periodo que transcurre desde el primer día de la menstruación hasta el comienzo de la menstruación siguiente. Teóricamente dura 28 días, aunque depende de cada mujer. La ovulación, que es la ruptura de la pared del folículo y la liberación del óvulo maduro para su fecundación, se produce entre los días 10 y 21 de este ciclo, siendo la fecha más generalizada el día 14.

El óvulo vive entre 24 y 48 horas, mientras que el espermatozoide puede mantenerse activo hasta cinco días, así que los días fértiles de una pareja se concentran en 5-6. Controlar el ciclo de ovulación también es clave en los tratamientos de reproducción asistida, como la inseminación artificial y la fecundación in vitro.

Fases del ciclo de ovulación

  • Fase folicular. Comienza el primer día del ciclo de ovulación. En ella se desarrollan los folículos (cavidades del ovario que contienen un óvulo no desarrollado), generando estrógenos, y el organismo produce una hormona folículoestimulante (FSH). Uno de los ovarios, de forma aleatoria, se convierte en “dominante” y, por tanto, en encargado de madurar el óvulo.
  • Fase ovulatoria. En esta fase los niveles de estrógeno y de hormona LH (luteinizante) aumentan y el cuerpo comienza a segregar las enzimas que degradarán el tejido folicular para liberar al óvulo. La ovulación se produce entre 24 y 36 horas después del pico de estrógenos más alto, por lo que controlar la LH es una forma fiable de medir la fertilidad.
  • Fase lútea. El óvulo, tras liberarse, viaja por las trompas de Falopio hasta la matriz. El folículo sigue produciendo estrógenos y se forma el cuerpo lúteo, una glándula endocrina situada dentro del ovario. Si no se produce la fecundación, el folículo se contrae, los niveles de estrógenos y progesterona disminuyen, y el revestimiento del útero se desprende provocando una hemorragia con la que comienza un nuevo ciclo de ovulación.

te-ayudamos-con-tu-tratamiento-de-fertilidad

Aprende a preparar tu calendario de ovulación

Si una mujer tiene reglas regulares calcular su ciclo de ovulación es relativamente sencillo. Para ello deberá registrar el periodo que transcurre entre sus menstruaciones durante varios meses.

Por norma general, el ciclo de ovulación dura 28 días, aunque varía en función de cada mujer, pudiendo estar entre los 21 y los 35. Si el ciclo de ovulación supera las seis semanas se considera irregular, pudiendo darse oligomenorrea (número de reglas anual muy bajo) o amenorrea (ausencia de regla). En ambos casos, al igual que si los ciclos son muy cortos, es necesario acudir al ginecólogo para saber si la irregularidad se debe a causas orgánicas, funcionales o a alteraciones hormonales.

Para calcular la duración del ciclo de ovulación hay que contar el número de días que transcurren entre el primer día del sangrado menstrual y el día anterior al inicio del siguiente sangrado. La ovulación se produce normalmente de 12 a 16 días antes del comienzo del siguiente período. Aún así, el día exacto de la ovulación puede variar incluso si el ciclo es regular, por lo que el calendario es algo orientativo.

Ciclo de ovulación

Otras maneras de identificar mis días fértiles

Además del calendario existen otros métodos para calcular el ciclo de ovulación. La fiabilidad y precisión de algunos de ellos es baja pero todos te ayudarán a conocer mejor tu cuerpo.

  • Temperatura basal. La temperatura basal es la temperatura del cuerpo tras dormir, al menos, cinco horas. Durante la ovulación se producen más estrógenos, por lo que la temperatura en esos días también es más alta. Para poder calcular la fertilidad así es necesario medirse la temperatura, antes de levantarse, todos los días y durante varios meses para identificar si los picos de temperatura (entre 0,4 y 1 grado más de la habitual) se corresponden con la ovulación. El problema es que la temperatura corporal puede aumentar otros motivos.
  • Mucosidad cervical. A lo largo del ciclo de ovulación la mucosidad cervical, que es la sustancia que segrega el cuello uterino, cambia en cantidad y aspecto. Normalmente con la ovulación se vuelve más abundante y tiene un color blanquecino, aunque en estos cambios pueden influir otros factores como las infecciones, la práctica de sexo o el consumo de algunos medicamentos.
  • Control hormonal. Detener los cambios en las principales hormonas vinculadas a la fertilidad (hormona luteinizante y estrógenos) es muy útil para saber en qué momento de tu ciclo de ovulación estás. Algunos test de uso doméstico pueden ayudarte y son bastante fiables.
  • Síndrome de Mittelschmerz. Esta expresión se utiliza para designar ciertos dolores durante la mitad del ciclo menstrual, concretamente cuando los ovarios liberan el óvulo. Algunas mujeres los experimentan en abdomen y pechos de forma aguda, mientras que otras apenas los perciben.

En CREA, te ayudamos a conseguir el embarazo. Si estás intentando lograrlo y por el momento no ha habido éxito, contacta con nosotros y te explicaremos las pruebas diagnósticas, de esta forma será mucho más fácil conseguir un embarazo.

¿Te ha gustado? Comparte esta noticia
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone