Carmen Calatayud
Soy la Dra. Calatayud
¿cuál es tu caso?
[wpforms id="765"]

Pide tu cita

¿Tienes dudas?

La fecundación in vitro es una de las técnicas de reproducción asistida con mayor tasa de éxito. ¿En qué casos está recomendada esta técnica? Esta es una lista de los distintos casos.

En un principio, la fecundación in-vitro (FIV) surgió como tratamiento de la infertilidad debida a la patología tubárica bilateral, es decir, cuando la mujer tiene las dos trompas de Falopio obstruidas y, por tanto, es imposible que de forma natural se pongan en contacto óvulos y espermatozoides. Hoy en día tiene otras muchas indicaciones:

– Esterilidad femenina por patología tubárica bilateral: la mujer tiene las dos trompas obstruidas, por lo que no existe posibilidad de que óvulos y espermatozoides se encuentren y, por tanto, fecunden de forma natural.
– Esterilidad por factor masculino: de forma natural, una gran cantidad de espermatozoides debe pegarse al óvulo para fecundarlo. En los casos en los que hay pocos espermatozoides móviles, éstos serán insuficientes para alcanzar al óvulo y fecundarlo. La FIV, permite concentrarlos, seleccionarlos y ponerlos en contacto directo con el óvulo.
– Disfunción ovárica: los ovarios no ovulan o no lo hacen correctamente o bien producen óvulos de baja calidad. En estos casos se intenta aumentar y mejorar su respuesta ovárica previamente, para poder seleccionar en el laboratorio los embriones con mayor potencial de desarrollo.
– Endometriosis: es la presencia de tejido del endometrio fuera de la cavidad uterina y puede dificultar que la fecundación tenga lugar. Dependiendo de la sintomatología y el estadio de desarrollo de la propia endometriosis, en ocasiones es necesario un tratamiento médico previo al ciclo de FIV.
– Anticuerpos anti-espermatozoides en la mujer o en el hombre: los anticuerpos inmovilizan los espermatozoides o disminuyen su capacidad de fecundar.
– Fallo de Inseminación: cuando no se consigue el embarazo después de 4-6 ciclos de inseminación artificial, puede ser debido a que no llegan suficientes espermatozoides hasta el óvulo, puede que lleguen pero no son capaces de fecundarlo o puede tratarse de un problema embrionario. La FIV nos permite ver qué está ocurriendo y conocer si existe un problema a nivel de la fecundación o del desarrollo embrionario y además resolverlo.
 
te-ayudamos-con-tu-tratamiento-de-fertilidad

¿Te ha gustado? Comparte esta noticia
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone