Carmen Calatayud
Soy la Dra. Calatayud
¿cuál es tu caso?
[wpforms id="765"]

Pide tu cita

¿Tienes dudas?

Acudir a un centro de reproducción asistida es algo cada vez más común. De hecho, el número de parejas que presentan problemas de fertilidad aumenta cada año. Los motivos de esta infertilidad a menudo tienen que ver con el estilo de vida predominante en la sociedad actual y pueden solucionarse cambiando algunos hábitos de nuestro día a día.

¿Cómo influye el estilo de vida en la fertilidad?

El cada vez mayor retraso de la maternidad es causa directa de la dificultad para lograr el embarazo de forma natural. Nuestro estilo de vida social y laboral ha retrasado la edad de ser madre, lo que repercute directa y negativamente en la reproducción. El envejecimiento reproductivo femenino se debe a una disminución de los ovocitos de la mujer y se estima que, a los 30 años, el 95% de las mujeres solo dispone ya del 12% de su reserva ovárica. A los 40, esta habrá disminuido hasta aproximadamente el 3%.

La edad avanzada de la mujer afecta tanto a la cantidad como a la calidad de sus ovocitos: cuanto mayor se es, mayor riesgo de aborto y menores posibilidades de anidación del embrión.

Tanto el exceso como el defecto de peso corporal derivados de una mala alimentación o de la falta de ejercicio físico también pueden ser un problema para lograr el embarazo. Además, la obesidad puede afectar a la funcionalidad del ovario y a la calidad ovocitaria y endometrial, mientras que un peso excesivamente bajo en la mujer puede derivar en retraso en la menarquia, anovulación y alteración de los ciclos menstruales. Este problema también afecta a la fertilidad masculina, pues el sobrepeso puede hacer que se produzca menos semen y, con ello, que haya menor cantidad de espermatozoides.

estilo de vida

Otros hábitos que pueden dañar tu fertilidad

  • Estrés

El estrés es uno de los problemas derivados de nuestro estilo de vida. A veces está relacionado con la situación personal o profesional de la pareja, y otras tiene su origen en el diagnóstico de la infertilidad y en el propio tratamiento de reproducción asistida. En ambos casos el estrés influye negativamente sobre la fertilidad, llegando a afectar a la calidad de semen y causando problemas de ovulación en la mujer.

  • Tabaco

Está comprobado que el tabaco afecta negativamente a ovarios, trompas de Falopio, útero, embrión, feto, recién nacido y espermatogénesis, así que puede considerarse una causa directa o indirecta de muchos problemas de fertilidad.

  • Alcohol

La ingesta de alcohol se ha relacionado con la infertilidad por ser causa indirecta del retraso del crecimiento folicular, alteración de la maduración del ovocito, menores tasas de fecundación e implantación, aumento de abortos, reducción de la cantidad y movilidad de los espermatozoides y aumento de espermatozoides anormales.

  • Café

El consumo moderado de café no parece alterar la capacidad reproductiva; sin embargo, se recomienda limitar la ingesta al máximo para así aumentar las probabilidades de embarazo.

  • Exceso de ejercicio

El ejercicio moderado y regular es beneficioso para la salud reproductiva. Sin embargo, un exceso de actividad física puede producir alteraciones en el equilibrio hormonal, poniendo en riesgo la fertilidad de ambos miembros de la pareja.

Tipos de tratamientos de reproducción asistida

Mejora tu fertilidad: dieta, ejercicio y calendario de ovulación

El estilo de vida actual puede afectar negativamente a nuestra fertilidad por el estrés, las dietas desequilibradas, los hábitos tóxicos, la vida sedentaria o el culto exagerado al cuerpo. Por eso, cuando una pareja quiere tener un hijo debe concienciarse e implicarse desde el primer momento, estableciendo unos hábitos de vida saludables para mejorar su salud general y aumentar las probabilidades de embarazo.

Estos son algunos consejos:

  • Seguir una dieta saludable

Diversos estudios señalan el impacto positivo de una nutrición saludable y equilibrada sobre la fertilidad. La dieta mediterránea, rica en verduras, legumbres, aceite de oliva y pescado se relaciona con una disminución de los problemas disovulatorios, una mejora en el desarrollo embrionario y fetal y un aumento de la tasa de gestación en los ciclos de reproducción asistida.

  • Hacer ejercicio moderado

El ejercicio ayuda a controlar el peso, disminuye el estrés y aumenta la autoestima, tres aspectos muy positivos a la hora de quedar embarazada.

  • Establecer un calendario de ovulación

La fecundidad mensual de la mujer se reduce a partir de los 30 años. Por ello, a la hora de mantener relaciones sexuales, cada vez es más importante tener claros cuáles son los días fértiles de la mujer. Calcular el ciclo de ovulación es relativamente fácil gracias a la calculadora de fertilidad que permite establecer un calendario de ovulación aumentando las posibilidades de quedar embarazada.

Si deseas quedarte embarazada, en el blog de CREA encontrarás consejos para mejorar tu fertilidad, así como información sobre los diferentes tratamientos y alternativas que existen para conseguirlo. Si tienes alguna duda, consúltanos. Te atenderemos personalmente y valoraremos tu caso para definir la técnica de reproducción asistida que más te conviene.

¿Te ha gustado? Comparte esta noticia
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone