Carmen Calatayud
Soy la Dra. Calatayud
¿cuál es tu caso?
[wpforms id="765"]

Pide tu cita

¿Tienes dudas?

La fertilidad femenina se asocia directamente con la cantidad de óvulos de la mujer, algo que se conoce como “reserva ovárica”. A partir de los 35 años esta reserva disminuye de forma más rápida, así como se empieza a percibir una considerable pérdida de la calidad ovocitaria. 

Aunque las posibilidades de embarazo son menores, quedarse embarazada a partir de los 35 años es viable y, en caso de que no se consiga de forma natural, se puede recurrir a diferentes tratamientos de reproducción asistida. 

La edad, factor determinante de la fertilidad femenina  

La edad es un factor clave en la fertilidad humana, especialmente en el caso de las mujeres. La mujer nace con un número concreto de óvulos y no produce otros nuevos a lo largo de su vida, por lo que su reserva ovárica es limitada y se va agotando con el tiempo. Así, la fertilidad femeninacomienza con la primera menstruación y finaliza con la menopausia, disminuyendo progresivamente entre ambos momentos. 

La pérdida de fertilidad femenina es leve, apenas imperceptible, hasta los 30 años, siendo el pico más alto de la fertilidad, tanto en varones como en mujeres, entre los 20 y los 30 años. De todos modos, la franja de edad entre los 30 y los 35 años sigue siendo aceptable y se siguen dando posibilidades de concepción relativamente altas, pues los gametos de ambos miembros de la pareja siguen conservando su calidad 

A partir de entonces, la fertilidad femenina desciende de forma más rápida, debido a que la calidad de los óvulos es menor y el riesgo de aneuploidías (alteración en el número de cromosomas), mayor. Eso dificulta las probabilidades de embarazo por medios naturales. 

Respecto a las posibilidades de embarazo, según la edad de la mujer, las cifras no dejan lugar a dudas 

  • Las probabilidades de embarazo hasta los 30 años son de 25% al mes.  
  • A partir de los 38 años, se sitúan en un 12%. 
  • A los 40 años, disminuyen hasta el 7%.  
  • Entre los 42 y los 45 años, la fertilidad femenina se sitúa en un 2-3%.   

¿Cuándo debo acudir al especialista? 

Según datos de la SEF (Sociedad Española de Fertilidad), un 25% de las parejas consiguen un embarazo en el primer mes de tener relaciones sexuales regulares y sin utilizar métodos anticonceptivos; el 85% después de un año y, el 90%, transcurridos dos años 

Lo aconsejable es que todas las mujeres que busquen quedarse embarazadas, sobre todo a partir de los 30 años, acudan a su ginecólogo para solicitar información, así como para comprobar que todo está correcto y que, por tanto, el embarazo es viable 

Si tras un año intentándolo, el embarazo no llega de forma natural, se aconseja visitar a un especialista. Sin embargo, y puesto que el paso del tiempo influye negativamente en lafertilidad de la mujer, si dicha mujer tiene más de 35 años, se recomienda acudir al médico tras seis meses manteniendo relaciones sexuales sin protección y controlando el ciclo de ovulación.  

¿Es posible el embarazo a los 35 años? Técnicas de fecundación y preservación de la fertilidad femenina  

Un embarazo a partir de los 35 años es más fácil si: 

  • Ambos miembros de la pareja están sanos. 
  • No presentan problemas de fertilidad. 
  • Siguen una dieta correcta. 
  • Levan un estilo de vida saludable.  

embarazo a partir de los 35

Elegir una u otra técnica de reproducción asistida para conseguir el embarazo a partir de los 35 años depende de la causa de la infertilidad. Por norma general, en primer lugar se recurre a la inseminación artificial (IA), tanto con semen de la pareja (IAH), como con semen de donante anónimo (IAD) en caso de que la pareja presente algún problema de fertilidad. Así mismo, se puede optar por la FIV (fecundación in vitro), también con semen de la pareja o de un donante, o a la ICSI (FIV con microinyección espermática). Cuando los óvulos de la mujer no tienen la calidad suficiente o la reserva ovárica es muy baja, se puede plantear la ovodonación (es decir, utilizar un óvulo de una donante) y, en otros casos, cuando ambos miembros de la pareja presentan problemas reproductivos, se podrá recurrir a la embriodonación (embriones donados por otra pareja que ya ha tenido hijos y decide renunciar a sus embriones restantes para ayudar a otras parejas).  

Por último, cabe comentar que muchas mujeres que desean postergar su maternidad y su embarazo más allá de los 35 años, tienen la opción de preservar su fertilidad a través de la vitrificación de óvulos. En estos casos es necesario llevar a cabo una estimulación ovárica y la posterior aspiración de ovocitos mediante punción ovárica. Ya en el laboratorio, los ovocitos se congelan y almacenan, con las mismas características que presentaban en el momento de la extracción, hasta el momento en que la mujer desee utilizarlos. Además de ello, existe la posibilidad de fecundar los óvulos con el semen de la pareja para vitrificar los embriones resultantes. Tanto ovocitos como embriones se conservan en nitrógeno líquido a -196ºC.  

Lo aconsejable es someterse a una de estas técnicas de preservación de la fertilidad hasta los 35 años, ya que a esa edad la mujer todavía presenta buena reserva ovárica, buena calidad ovocitaria y menor número de aneuploidías. A edades más avanzadas los ovocitos pueden tener peor supervivencia y presentar mayor número de alteraciones cromosómicas, por lo que se reducirían las posibilidades de embarazo.  

Ventajas y desventajas de un embarazo a partir de los 35 años  

Algunos de los riesgos más comunes son: 

  • Debido al aumento del riesgo de aneuploidías en los ovocitos, existe más probabilidad de alteraciones cromosómicas en los embriones, lo que puede traducirse en mayor riesgo de aborto o de síndromes cromosómicos. 
  • A mayor edad de la embarazada, también mayor es la probabilidad de que esta desarrolle diabetes gestacional, hipertensión (preeclampsia) y placenta previa 
  • En los embarazos a partir de los 35 años son más habituales las cesáreas.  

Igualmente, el embarazo a los 35 años, o a partir de dicha edad, tiene algunas ventajas. Por norma general, las mujeres que tienen un hijo lo hacen con mayor convicción y, por tanto, son más consecuentes con su decisión. También suele ser más práctico, desde un punto de vista económico y laboral, ya que es más fácil que la carrera profesional de la mujer ya esté consolidada. 

 

cta-blog-eBooks-test

 

En CREA somos expertos en tratamientos de fertilidad y podemos ayudarte a ser madre antes o después de los 35 años. En nuestro blog encontrarás información útil sobre técnicas y tratamientos para conseguirlo. También puedes escribirnos y consultarnos todas tus dudas. Estaremos encantados de atenderte.  

¿Te ha gustado? Comparte esta noticia
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Primera visita gratuita