Carmen Calatayud
Soy la Dra. Calatayud
¿cuál es tu caso?
[wpforms id="765"]

Pide tu cita

¿Tienes dudas?

La escasa producción o movilidad de espermatozoides es la principal causa de la infertilidad masculina, aunque esta también puede deberse a factores genéticos y fisiológicos o a problemas relacionados con la eyaculación. Aún así, aproximadamente un 50% de los casos de infertilidad masculina tienen un origen desconocido.

La infertilidad masculina puede ser un trastorno multifactorial en el que se requiera la intervención de un equipo multidisciplinar de expertos. Por eso, aunque lo habitual es que la evaluación inicial la haga un urólogo, en su diagnóstico y tratamiento pueden intervenir profesionales médicos de diferentes áreas.

 

Alternaciones en el esperma, la principal causa de infertilidad masculina

De todos los casos de infertilidad diagnosticados, un 30% se deben a factores masculinos. De ellos, entre un 30% y un 40% se relacionan directamente con la carencia de espermatozoides y otros trastornos del semen que se convierten en la principal causa de infertilidad masculina.

El seminograma o espermiograma (un análisis de la muestra de semen en el laboratorio) determina la concentración de espermatozoides, su movilidad y su forma, y permite evaluar su composición para determinar posibles anomalías. Debe realizarse siempre siguiendo las directrices del Manual de laboratorio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para analizar el semen humano y la interacción entre el moco cervical y los espermatozoides y, en su diagnóstico, pueden aparecer las siguientes situaciones:

  • Azoospermia: ausencia de espermatozoides.
  • Oligozoospermia: la cantidad de espermatozoides es muy baja (menos de 15 millones de espermatozoides/ml.) .
  • Astenozoospermia: los espermatozoides tienen poca movilidad (menos del 32% de los espermatozoides son móviles).
  • Teratozoospermia: existen malformaciones en los espermatozoides (menos del 4% tienen forma normal).

Según criterios de la OMS, el estudio andrológico en profundidad está indicado cuando el espermiograma es anormal en al menos dos de estos parámetros ya que, en ocasiones, los resultados están ligados a otras dolencias. Incluso pueden darse todos a la vez –oligoastenoteratospermia (OAT)–.

En este caso, el origen de la infertilidad masculina puede estar ligado a una obstrucción o malformación en el aparato genital masculino, a la presencia de varices en el escroto (varicocele), a anomalías genéticas (síndrome de Klinefelter y síndrome Kallman), o a que las glándulas del cerebro (hipófisis o hipotálamo) no producen las hormonas que regulan la formación de espermatozoides.

Cuando se dan más de 39 millones de espermatozoides en el eyaculado, con un 32% de ellos con movimiento progresivo y al menos un 4% de formas normales, la infertilidad masculina podría deberse a disfunciones en la erección o en la eyaculación (eyaculación retrógrada).

 te-ayudamos-con-tu-tratamiento-de-fertilidad

Causas médicas y ambientales de infertilidad masculina

Cuando hablamos de infertilidad masculina idiopática (de origen desconocido) los factores determinantes son, generalmente, trastornos endocrinos como consecuencia de la contaminación ambiental y anomalías genéticas. Otras de las posibles causas son:

  • Abuso de tabaco, alcohol y drogas
  • Trastornos hormonales transitorios
  • Problemas de tiroides
  • Infecciones severas
  • Exposiciones a radiación o sustancias químicas tóxicas
  • Lesiones en el área de la ingle
  • Complicaciones derivadas de la radioterapia o de una cirugía
  • Uso de determinados medicamentos
  • Diabetes
  • Insuficiencia renal hepática

 

¿Puede tratarse la infertilidad masculina?

La infertilidad masculina es potencialmente curable en algunos casos. Cuando se produce por trastornos hormonales puede tratarse con preparados y medicamentos. Las infecciones, con antibióticos y otros agentes anti-inflamatorios.

También existen medicamentos que aumentan la cantidad de espermatozoides. El cierre de los conductos deferentes o el varicocele pueden solucionarse con intervenciones quirúrgicas, aunque no siempre es posible.

Respecto a la infertilidad masculina provocada por trastornos de la eyaculación (causas poco frecuentes pero importantes), el tratamiento dependerá de si el problema tiene un origen orgánico o funcional.

Tener unos hábitos saludables, evitar la exposición a agentes tóxicos y seguir algunos consejos médicos ayuda en algunos casos a prevenir la infertilidad masculina.

 infertilidad masculina

¿Puede un hombre con infertilidad tener hijos?

La infertilidad masculina no siempre es sinónimo de no poder tener hijos. Las técnicas de reproducción asistida actuales permiten realizar diferentes tipos de tratamientos en casos de varones con bajo recuento de espermatozoides o cuando estos presentan poca movilidad.

Una opción con elevadas tasas de éxito es la fecundación in vitro (FIV). Los espermatozoides pueden obtenerse directamente del epidídimo o de los testículos a través de una biopsia testicular en los casos de azoospermia. Después, se procede a realizar una microinyección espermática (ICSI) que permite elegir un espermatozoide para inyectarlo directamente en el ovocito.

Así podemos seleccionar el espermatozoide morfológicamente más apto, algo muy importante en los casos de morfología alterada, y asegurar su entrada en el ovocito (en casos de oligozoospermias y problemas de movilidad). En el caso de azoospermias severas o ausencia total de espermatozoides, la pareja puede recurrir a un donante anónimo.

Por último, cuando un tratamiento oncológico o similar puede ser el origen de la infertilidad masculina, los médicos aconsejan al paciente someterse a un tratamiento para preservar la fertilidad. El más habitual de ellos es la obtención de una muestra de semen que, tras un estudio seminal, es congelada para ser utilizada en un tratamiento de reproducción asistida.

¿Te ha gustado? Comparte esta noticia
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Primera visita gratuita