Carmen Calatayud
Soy la Dra. Calatayud
¿cuál es tu caso?
[wpforms id="765"]

Pide tu cita

¿Tienes dudas?

En los tratamientos de reproducción asistida, la transferencia embrionaria es el proceso por el cual se deposita el embrión, seleccionado en el laboratorio, dentro del útero materno. Aunque es relativamente sencilla y no requiere hospitalización, algunas mujeres experimentan ciertos síntomas post transferencia embrionaria, como:

• Una mayor cantidad de flujo vaginal.
• Pequeñas hemorragias.

Ninguno de estos síntomas nos aporta información definitiva sobre la implantación del embrióno un posible aborto,y deben verse como consecuencia del propio proceso de la transferencia embrionaria o del tratamiento hormonal de la fecundación in vitro (FIV).

El proceso de la transferencia embrionaria

Es sencillo, aunque exige el seguimiento del ciclo ovulatorio para poder llevarla a cabo en el momento adecuado. Por eso es normal que, antes de la transferencia del embrión, congelado o en fresco, la mujer se someta a un tratamiento hormonal con la finalidad de preparar el endometrio y facilitar la futura implantación del embrión.

Una vez se ha elegido una fecha para la transferencia, el ginecólogo realiza a la mujer una ecografía para confirmar la posición del útero y el estado del endometrio. Después, limpia cuidadosamente la vagina e introduce, a través de ella, una cánula que debe pasar el cuello uterino y llegar al útero. Finalmente, el embriólogo deposita el embrión seleccionado por su mayor potencial de implantación.

 

cta-blog-eBooks-test

 

Todo el proceso de la transferencia embrionaria se controla continuamente a través de un ecógrafo para asegurar que la cánula llega al lugar donde depositar al embrión para su posterior implantación, que se confirmará definitivamente quince días después con un test de embarazo.

Durante ese tiempo muchas mujeres apenas notan cambios en su cuerpo. Otras, sin embargo, experimentan diferentes síntomas asociados tanto al propio proceso de la transferencia como a una posible implantación del embrión.

Síntomas post transferencia embrionaria

La mayoría de los llamados síntomas post transferencia embrionaria se asocian directamente al tratamiento hormonal al que la mujer se somete para preparar el endometrio. Otros se vinculan con una posible implantación del embrión, es decir, un embarazo, que desde el primer momento puede producir alteraciones en el cuerpo de la mujer. Sin embargo, a menudo los síntomas del tratamiento hormonal, la transferencia de embriones y el embarazo pueden confundirse, por lo que su aparición no debe tomarse como prueba de confirmación.

 

transferencia embrionaria

 

Algunos de los síntomas post transferencia embrionaria más comunes son:

  • Abundante flujo vaginal. Como consecuencia del tratamiento hormonal para preparar el endometrio, muchas mujeres expulsan una cantidad de flujo vaginal mayor de lo habitual.
  • Pequeñas hemorragias. Más bien se trata de manchados asociados a la canalización del cuello uterino para la transferencia embrionaria de la FIV. Generalmente son pequeñas hemorragias que aparecen en los primeros dos o tres días posteriores a la transferencia y que no implican molestias o dolor.
  • Náuseas. Son uno de los síntomas post transferencia embrionaria más comunes y que, en las embarazadas, son habituales durante el primer trimestre de la gestación. En el caso de los tratamientos de reproducción asistida, las náuseas son más frecuentes debido al tratamiento hormonal al que se somete la mujer. Por lo tanto, tras una transferencia de embriones, es normal experimentar este síntoma sin que sea necesariamente un indicativo de embarazo.
  • Cambios en los senos. Los cambios en los senos son otro de los síntomas post transferencia embrionaria más reconocibles.La administración de progesterona y estrógenos antes de la transferencia hace que, después de esta, algunas mujeres experimenten retención de líquidos y, con ello, cierta pesadez y malestar. En muchos casos esta sensación se extiende a los senos, que se presentan más duros e hinchados. También es común que las aureolas se oscurezcan.
  • Micciones frecuentes. El aumento de gonadotropina coriónica humana (o hCG, también conocida como la hormona del embarazo) se asocia directamente con un incremento de la necesidad de orinar. Esta hormona aumenta en sangre y en orina poco tiempo después de la implantación del embrión y su detección es fundamental para confirmar el embarazo. Sin embargo, en algunos tratamientos de reproducción asistida se administra hCG, con el consiguiente un aumento de las ganas de orinar, que puede vincularse tanto con un posible embarazo, como con el propio tratamiento de la FIV.
  • Pinchazos, mareos y dolor en la zona abdominal. Otro de los síntomas post transferencia embrionariacomunes son las molestias en la zona abdominal, causadas por el tratamiento hormonal previo o por la punción folicular para la extracción de ovarios para la FIV. A veces las hormonas y la propia ansiedad ante la inminente confirmación o no del embarazo pueden generar estrés a la mujer y este manifestarse en forma de mareos.

cta-blog-eBooks-Consejos

 

Otros síntomas post transferencia embrionaria que experimentan algunas mujeres son:

• Pérdida de apetito.
• Fatiga.
• Estreñimiento.
• Dolor de cabeza.
• Hinchazón en el vientre.

Cuidados después de una transferencia embrionaria

Tras la transferencia embrionaria, la mujer estará unos minutos de reposo total en la clínica. Pasado este tiempo, los médicos le indicarán que ya puede marcharse a casa.

Lo recomendable tras una transferencia embrionaria es hacer reposo hasta realizar la prueba que confirme el embarazo. Se trata de un reposo relativo que incluye evitar actividades que impliquen un sobreesfuerzo físico, tal y como supone la práctica de algunos deportes.

En muchos casos, los cuidados tras una transferencia embrionaria también incluyen no mantener relaciones sexuales, pues la penetración y los orgasmos pueden derivar en contracciones del útero que pueden llegar a poner en peligro la implantación del embrión.

Por norma general se recomienda mantener una dieta sana y equilibrada, eliminando el consumo de sal, aumentando la ingesta de alimentos ricos en fibra, especialmente frutas y verduras, y bebiendo gran cantidad de agua para evitar el estreñimiento.

Por último y como ya hemos comentado anteriormente, los manchados son uno de los síntomas post transferencia embrionaria más comunes,que pueden ser consecuencia del propio proceso de transferencia, así como de su tratamiento previo, y no tienen por qué indicar la implantación del embrión o un aborto; no obstante, si el marcado es constante y el sangrado no cesa, se recomienda a la paciente mantener reposo absoluto hasta realizar la prueba de embarazo.

En nuestro blog encontrarás información útil y artículos especializados sobre embarazo y fertilidad. Si tienes alguna pregunta, no dudes en contactar con nosotros. Te atenderemos personalmente para resolver todas las dudas que necesites.

¿Te ha gustado? Comparte esta noticia
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Primera visita gratuita