Carmen Calatayud
Soy la Dra. Calatayud
¿cuál es tu caso?
[wpforms id="765"]

Pide tu cita

¿Tienes dudas?

La maternidad a los 40 ha dejado de ser un tema tabú para convertirse en una realidad social que, aunque implica algunos riesgos asociados a la edad avanzada de la gestante, también puede ser beneficiosa para la madre y para el feto. De hecho, ser madre a los 40 es una decisión que cada día toman más mujeres, tanto primerizas que han retrasado la maternidad,como mujeres que planifican un segundo embarazo en la madurez.

Maternidad a los 40: ventajas de una decisión consciente

Uno de los principales beneficiosde tener un hijo a los 40 es que, por norma general, se trata de una decisión meditada, consciente y reforzada por el paso de los años. Además, en ese periodo la estabilidad de la mujer a nivel psicológico, material y emocional suele ser mayor, lo que le permite abordar el embarazo y sus consecuencias con mayor serenidad.

Otros de los beneficios de la maternidad a los 40 son:

  • Estabilidad laboral y económica. Gran parte de las mujeres que deciden quedarse embarazadas a los 40 han conseguido sus metas a nivel laboral, lo que les permite afrontar esta nueva etapa de su vida sin que suponga un obstáculo para el desarrollo de su carrera profesional. Poseer estabilidad económica también aporta seguridad y tranquilidad a la futura madre.
  • Valoración de pros y contras. El hecho de ser una decisión meditada permite valorar las situaciones positivas y negativas asociadas al embarazo y a la maternidad de forma más clara, tanto si es una decisión en pareja como si una mujer decide ser madre soltera a los 40.
  • Vida sana. Generalmente, con el paso de los años, las mujeres llevan una vida y una alimentación más saludable. En este sentido, la maternidad a los 40 se caracteriza por un mayor interés por cómo los hábitos diarios pueden afectar al feto y al propio cuerpo. Esto incluye tomar decisiones más saludables respecto a la alimentación.
  • Mayor control. Los riesgos del embarazo a los 40 son mayores que en otras etapas de la vida de la mujer. Por eso, los cuidados y controles médicos, desde el primer momento de la gestación, aumentan en mujeres que deciden ser madres a partir de los 40 años, con el objetivo de garantizar la salud de la madre y del feto.

cta-blog-eBooks-test

A pesar de estas ventajas, hay que tener en cuenta que la gestación a partir de los cuarenta años supone un aumento de los riesgos en el embarazo: más partos prematuros, bajo peso fetal, problemas de tensión alta o preeclampsia y mortalidad perinatal, por lo que se aconseja el embarazo a edades más jóvenes.

FIV, ovodonación y criopreservación: avances médicos para ser madre a los 40

La fertilidad de la mujer desciende de forma considerable a partir de los 35 años (disminuye tanto la cantidad como la calidad de sus óvulos), por lo que la probabilidad de embarazo a los 40, de forma natural, es relativamente baja. Aún así, los numerosos avances científicos actuales permiten que muchas mujeres, en esta franja de edad, puedan conseguir quedarse embarazadas. 

La técnica de reproducción asistida más utilizada en estos casos es la fecundación in vitro (FIV), que consiste en la unión del óvulo con el espermatozoide en el laboratorio. Puesto que los ovocitos tienen peor calidad y más alteraciones cromosómicas cuanto más avanzada es la edad de la madre, en muchas ocasiones es necesario el uso de óvulos de una donante (ovodonación), tanto en madres primerizas como en mujeres que buscan un segundo embarazo a los 40. Estos son fecundados con el semen de la pareja o de un donante y después transferidos al útero de la mujer.

Previamente se puede realizar un estudio de portadores de enfermedades recesivas para seleccionar los donantes idóneos y así reducir el riesgo de una enfermedad hereditaria en el bebé. La tasa de gestación en pacientes receptoras de ovocitos es elevada, aproximadamente de un 70% en el primer intento.

embarazo a los 40

Por otra parte, y debido a que retrasar la maternidad a los 40 es una decisión cada vez más común, el número de mujeres que decide congelar sus óvulos para utilizarlos en el futuro ha aumentado considerablemente en los últimos años. La vitrificación de óvulos es un proceso sencillo que consiste en realizar una estimulación ovárica a la mujer cuando es joven, con la finalidad de extraer sus ovocitos. Una vez obtenidos mediante punción ovárica, se seleccionan aquellos que son maduros y presentan buena calidad para ser vitrificados. Después, los óvulos elegidos se conservan en nitrógeno líquido a -196ºC hasta que la mujer desee ser madre.

cta-blog-eBooks-embarazada

Si quieres más información en sobre este y otros temas relacionados con la fertilidad, en este blog encontrarás numerosos artículos interesantes. Y, si tienes dudas, puedes escribirnos o llamarnos. Estaremos encantados de atenderte.

 

¿Te ha gustado? Comparte esta noticia
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Primera visita gratuita