Carmen Calatayud
Soy la Dra. Calatayud
¿cuál es tu caso?
[wpforms id="765"]

Pide tu cita

¿Tienes dudas?

Aunque existe la tendencia generalizada a relacionar los problemas de fertilidad con la edad de las mujeres, el llamado reloj biológico también corre en el caso de los varones, ya que la fertilidad a los 40 años es más baja, tanto en ellas como en ellos.

¿Cómo afecta la edad a la fertilidad en hombres y mujeres?

La fertilidad femenina se asocia directamente con la cantidad y calidad de sus óvulos, cuya  producción y maduración se produce gracias al ciclo menstrual regulado por las hormonas sexuales (estrógenos, progesterona, FSH y LH).

La mujer nace ya con todos los folículos que contienen óvulos y no produce otros nuevos a lo largo de su vida,  por lo que su reserva ovárica se va agotando con el paso del tiempo, desde la primera menstruación hasta la menopausia. Por otra parte, la fertilidad a los 40 años disminuye en el caso de la mujer porque esta cada vez produce menos hormonas sexuales y sus óvulos son de menor calidad.

Al contrario que las mujeres, los hombres sí pueden producir espermatozoides durante toda su vida. Sin embargo, y aunque los cambios no son tan bruscos ni evidentes, su fertilidad disminuye progresivamente partir de los 35 años. Los motivos son varios: por una parte, las vesículas seminales envejecen, por lo que el volumen seminal es menor. Y, por otra, los espermatozoides pierden motilidad y tienen más dificultades para llegar a las trompas de Falopio. Además, los problemas de fertilidad a los 40 años en los hombres se relacionan en ocasiones con la aparición de dificultades en la erección-eyaculación y de enfermedades relacionadas con la próstata.

te-ayudamos-con-tu-tratamiento-de-fertilidad

Evolución de la fertilidad según la edad

Estadísticamente, en el 40% de los casos las dificultades para conseguir un embarazo se deben a factores femeninos, en otro 40% a factores masculinos, siendo frecuente que se sumen ambos e, incluso, que se desconozcan las razones por las que no se llega a producir el embarazo. Tanto en el caso de los varones como en el de las mujeres el mayor pico de fertilidad se sitúa entre los 20 y los 28 años. Aún así, los 30-35 años siguen siendo una edad aceptable y con probabilidades de concepción relativamente altas, ya que los gametos de ambos siguen conservando su calidad.

Según los expertos, la probabilidad de embarazo de una pareja hasta los 30 años es de un 25% al mes. A partir de los 38, se sitúa en un 12%. La fertilidad a los 40 desciende hasta el 7% y, entre los 42 y los 45 años, se sitúa en porcentajes muy bajos. Se calcula que a esa edad solo el 3%-4% de las parejas consigue un embarazo de manera natural.

cta-blog-eBooks-test

Fertilidad a los 40: los riesgos de retrasar la maternidad/paternidad

En líneas generales, a partir de los 45 años es prácticamente imposible quedarse embarazada con un óvulo propio, incluso utilizando una técnica de reproducción asistida como una fecundación in vitro (FIV).

Además, superada al barrera de los 40, los embarazos se complican considerablemente: aumenta el riesgo de abortos espontáneos en el primer trimestre de gestación, así como de sufrir complicaciones como partos prematuros, problemas en la placenta y/o enfermedades asociadas al embarazo, como tensión arterial alta o diabetes gestacional.

En el caso de los hombres, las probabilidades de que la movilidad de los espermatozoides sea inferior a la normal aumenta progresivamente a partir de los 30 años a ritmo del 20-25% anual, detectándose problemas de este tipo en el 60% de los hombres de 40 años y en el 85% de los hombres de 60.

También hay que tener en cuenta que los genes de los hombres de más de 45 años y de las mujeres mayores de 42 tienen más riesgo de sufrir mutaciones esporádicas y alteraciones cromosómicas que los de las personas más jóvenes.

Fertilidad a los 40

Padres a partir de los 40

Que la fertilidad a los 40 disminuye es un hecho biológicamente probado, tanto en hombres como en mujeres. Aún así, el embarazo es posible si ambos miembros de la pareja están sanos, no presentan problemas de fertilidad y llevan una dieta y un estilo de vida saludables.

También es cierto que, debido a la disminución de la fertilidad, quienes se planteen ser padres a partir de los 40 deben acudir al médico para poner los medios necesarios en el que caso de que haya dificultades (no es conveniente esperar un año, como ocurre en el caso de parejas más jóvenes), y recurrir a una técnica de reproducción asistida si es preciso (FIV, ICSI, donación de semen, ovodonación e, incluso, donación de embriones).

En el caso de las mujeres, muchas de las que desean postergar su maternidad hasta finales de los 30 o principios de los 40 años recurren a diferentes técnicas de preservación de la fertilidad como la vitrificación de sus óvulos. También son cada vez más los varones que deciden congelar su semen y las parejas que deciden hacer lo mismo con sus embriones mientras son jóvenes, por si desearan tener otro bebé en el futuro.

Si necesitas realizar cualquier consulta sobre infertilidad y técnicas de reproducción asistida no dudes en contactar con nosotros. En CREA estaremos encantados de poder ayudarte y te realizaremos las pruebas diagnósticas necesarias para ofrecerte el tratamiento más indicado para ti.

form embebido blog










¿Te ha gustado? Comparte esta noticia
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Primera visita gratuita