Carmen Calatayud
Soy la Dra. Calatayud
¿cuál es tu caso?
[wpforms id="765"]

Pide tu cita

¿Tienes dudas?

Se estima que alrededor de un 15% de las parejas en edad reproductiva tiene problemas de fertilidad. En algo más del 25% de los casos, la dificultad para concebir está relacionada con el factor masculino:

  • Por problemas en el aparato reproductor masculino.
  • A causa de la existencia de alteraciones en el semen.
  • Como consecuencia de la disminución de la calidad seminal, debida a factores como el consumo de tabaco y alcohol o el estrés.

Realizar un estudio y adoptar hábitos de vida saludables pueden ser la clave para aumentar la calidad seminal y mejorar la fertilidad de la pareja.

 La importancia del factor masculino y su detección

Por norma general, cuando una pareja tiene problemas para conseguir un embarazo la mayoría de las pruebas que se realizan, para detectar su origen, van dirigidas a la mujer. De hecho, en el caso de los varones, el tratamiento suele limitarse a un análisis de semen (seminograma) para elegir la mejor técnica de reproducción asistida con la que se logre fecundar el óvulo con éxito.

Sin embargo, cada vez son más frecuentes los casos en los que los varones presentan anomalías cromosómicas y alteraciones en el ADN de sus espermatozoides, que provocan fallos en los tratamientos de reproducción asistida e, incluso, son causantes de los abortos de repetición.

Otra veces, el motivo de la infertilidad masculina es la mala calidad seminal (bajo recuento de espermatozoides, dificultad de movilidad de los mismos, baja producción de semen, entre otros), provocada por malos hábitos (mala alimentación, tabaquismo o consumo de alcohol), estrés o derivada de una enfermedad general (una infección o una alteración hormonal), que puede tener consecuencias graves para la salud del varón, así como alteraciones endocrinas, genéticas o neoplasias.

En todos estos casos, el tratamiento del factor masculino es clave.

  • En primer lugar, para prevenir enfermedades más graves.
  • En segundo lugar, para aplicar un tratamiento específico y personalizado, que mejore el pronóstico y reduzca las posibilidades de fallos repetidos o aborto.

De hecho, cuando el problema de fertilidad masculina tiene su origen en la mala calidad seminal, el hecho de adoptar algunos hábitos saludables puede ser de gran utilidad.

No hay que olvidar que la esterilidad es un proceso dinámico por lo que, parejas que hoy no pueden conseguir un embarazo, quizá puedan lograrlo con el tiempo si se ponen en las manos adecuadas y realizan algunos cambios en su vida.

cta-blog-eBooks-test

¿Cómo aumentar la calidad del semen? Algunos consejos prácticos

Aunque a veces la infertilidad masculina está ligada a factores genéticos e idiopáticos (de origen desconocido) que no podemos modificar, también existen factores externos. Actuar sobre estos factores externos nos puede permitir aumentar la cantidad y calidad seminal.

Entre ellos destacamos:

  • Llevar una alimentación equilibrada y saludable. La calidad seminal está muy ligada a la alimentación. Una dieta rica en ácido fólico (presente en legumbres, verduras de hoja verde, cereales integrales y algunas frutas), antioxidantes como selenio, carnitina y vitaminas A, C, E y B12 (presentes, sobre todo, en frutas y verduras) puede mejorar, de forma considerable, la cantidad y la calidad de los espermatozoides. El consumo diario de calcio y de vitamina D también mejoran la fertilidad masculina, mientras que los bajos niveles de zinc pueden reducir el volumen de semen y el nivel de testosterona.
  •  Mantener el peso. La obesidad en el varón afecta negativamente a la calidad seminal. El exceso de peso puede reducir el recuento y concentración de espermatozoides hasta en un 23,9%.
  • Realizar ejercicio. Hacer ejercicio frecuentemente es una pauta de salud general. En términos de fertilidad, el ejercicio excesivo también puede ser perjudicial si conseguir ciertas metas nos genera ansiedad o estrés, ya que puede traducirse en una disminución de la calidad del semen. También hay deportes negativos para la calidad seminal como el ciclismo, ya que la fricción que se ejerce en los testículos puede influir en la producción de espermatozoides.
  • Llevar ropa interior adecuada. Existen indicios de que la ropa ajustada ejerce fricción en los testículos y aumenta la temperatura del escroto, y que esto podría causar una disminución de la calidad seminal porque afecta directamente a la espermatogénesis (producción de espermatozoides). Se recomienda utilizar ropa interior tipo bóxer y de algodón para facilitar la transpiración y mantener una temperatura adecuada en la zona genital.

esterilidad masculina

  • Disminuir y controlar el estrés. Ante situaciones traumáticas y con mucho estrés, la calidad seminal se ve gravemente alterada. Algunas investigaciones aseguran que muchos varones con infertilidad han vivido con estrés durante años y, por eso, se aconseja reducirlo mediante la práctica de algún deporte, el ocio sostenible o técnicas de relajación. Si el origen del estrés es la dificultad para conseguir un embarazo, es posible que el hombre necesite ayuda psicológica especializada.
  • Mantener cierto control médico. Enfermedades como la hipertensión o la diabetes pueden influir en la fertilidad. Por eso es importante que, cuando la pareja se plantea tener un hijo, ambos miembros consulten a un especialista. En el caso de los hombres, el examen médico es sencillo, rápido y bastante efectivo: análisis de semen, análisis de sangre general y hormonal, además de una exploración física y, en ocasiones, ecográfica.

te-ayudamos-con-tu-tratamiento-de-fertilidad

El factor masculino en CREA

En CREA somos expertos y pioneros en el tratamiento del factor masculino. Sabemos que un diagnóstico precoz y un tratamiento específico para la infertilidad masculina no solo son claves para mejorar la calidad seminal y conseguir el ansiado embarazo, sino que además pueden servir para evitar importantes secuelas clínicas en el varón. Por eso, además de como método de tratamiento de la fertilidad, y de modo preventivo, aconsejamos la realización de un análisis de semen entre los 15 y los 35 años, dado que la baja calidad y, sobre todo, el bajo recuento de espermatozoides se relacionan con enfermedades graves como el cáncer de testículo.

Por otra parte, conocer el estado de fertilidad del hombre también es clave para elegir un tratamiento de reproducción asistida y conseguir la fecundación de forma más eficaz.

En este blog encontrarás información útil sobre pruebas y análisis del factor masculino, y sobre los diferentes tratamientos según el origen de la infertilidad. Si tienes dudas, consúltanos.

¿Te ha gustado? Comparte esta noticia
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Primera visita gratuita