Carmen Calatayud
Soy la Dra. Calatayud
¿cuál es tu caso?
[wpforms id="765"]

Pide tu cita

¿Tienes dudas?

La actitud con la que la mujer afronta el proceso de un tratamiento de reproducción asistida es fundamental para que esta se desarrolle de forma exitosa. Por este motivo potenciamos las competencias y capacidades de nuestros pacientes, y ayudamos a desarrollarlas como estrategia de afrontamiento, para superar mejor las dificultades que se pudieran presentar durante el proceso.

Afrontarlo con ilusión, confiar en el equipo médico y ser realista en el hecho de que el embarazo puede no producirse en el primer tratamiento, son algunas de las claves que destacan desde CREA Centro Médico de Reproducción Asistida de Valencia.

CREA recomienda afrontar el proceso compartiendo la experiencia con personas de confianza “muchas parejas prefieren no comentar nada ni a sus personas de confianza y llevarlo en secreto, quedando reducido únicamente a su ámbito” señala Natividad Pérez, Psicóloga Clínica de CREA quien, aconseja además, que desde el principio del tratamiento se involucre a la pareja “porque el proceso del tratamiento es cosa de dos”.

Y es que, entre los peores enemigos con los que se pueden encontrar las mujeres que acuden al tratamiento de reproducción asistida por vez primera figuran el pensamiento negativo, la ansiedad, los temores y las dudas tras años intentando ser madres por métodos naturales de forma infructuosa.

La psicología positiva basa su trabajo en aquellos aspectos personales y grupales que potencian el bienestar psicológico y de la felicidad, reforzando las fortalezas y virtudes humanas (la creatividad, la inteligencia emocional, el humor, la sabiduría, la felicidad, la resiliencia, etc.) frente a los aspectos negativos y patológicos del ser humano, como pueden ser la ansiedad, el estrés o la depresión.

Prueba de la importancia que tiene la psicología positiva en medicina reproductiva es que las mujeres que por su estado anímico solicitan terapia, obtienen en la mayoría de los casos una mejor experiencia y una mayor satisfacción tras la realización de los tratamientos. Y es que la serenidad con la que se afronta el proceso es fundamental; “algunas mujeres llegan con mucha ilusión, pero nerviosas, con dudas y sin saber si se van a quedar embarazadas en el primer intento o no. Desde el departamento de psicología clínica les ofrecemos todo el apoyo necesario“.

“Les recomendamos desde el principio que al iniciar el tratamiento mantengan la confianza durante todo el proceso, pese a que puedan haber intentos fallidos, que aprendan a afrontar de forma positiva las exigencias del tratamiento y que mantengan la ilusión con la que decidieron acudir buscando ayuda para concebir”.

El grupo de pacientes que con mayor frecuencia acude a terapia psicológica es el de mujeres de más de 38 años con pareja, que no han tenido hijos y que, tras uno o dos años de intentar el embarazo, no lo han conseguido acudiendo a su ginecólogo habitual. Es entonces cuando deciden acudir a un centro de reproducción asistida para intentar hacer realidad su sueño de ser madre. En la última década a este grupo se ha añadido el de aquellas mujeres que han rehecho su vida sentimental y desean tener hijos de nuevo con su nueva pareja.

Por contra, el colectivo de madres solteras es el que estadísticamente menos requiere de ayuda psicológica, posiblemente por el hecho de ya que tienen más madurada la idea de que para conseguir ser madres deben contar con las técnicas de reproducción asistida y por tanto parecen afrontar con mucha seguridad todo el proceso.

¿Te ha gustado? Comparte esta noticia
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Primera visita gratuita